Lo que sólo yo sé

Adoraba aquel lunar. Nunca se lo dije con palabras, pero ese fortuito defecto dibujado en su piel, era lo que la hacía especial; distinta al resto de mujeres de porcelana. Sin él, hubiera sido perfecta… y entonces yo no la habría amado tanto.

A menudo, esperaba a que se durmiera para besarlo, sin prisa ni ser visto. Era mío, y no quería compartirlo con nadie más. Ni tan siquiera con ella… Por puro egoísmo.

Estaba seguro de que aquel precioso lunar, perdido en el universo de su espalda, marcaba el punto exacto tras el que se escondía su alma.

lunar

3 comentarios en “Lo que sólo yo sé

      • jajajajajajaja…pues eso me lo tienes que enseñar algún día, estoy recordando lunares memorables…en un pecho, en la ingle, y el que más besé de todos….no porque fuese mi preferido porque esto de los lunares es como los hijos, que a todos los quieres ;-), sino porque estaba en pleno labio, en serio, nunca me he vuelto a tropezar con otro igual, pero era así, un lunar justo en el labio inferior de aquella hermosa mujer….

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.