Ha pasado un ángel


La gente teme a los silencios. Sobre todo a los incómodos. No se da cuenta de que la mayoría de las veces éstos dicen más que las cuerdas vocales. Incluso más aún que las lágrimas o las carcajadas. Narran verdades como puños. Más bien dicho, como puñetazos en la boca del estómago; o como besos en la boca, y punto. Lo que está claro es que, en ambos casos, hacen que el corazón se precipite por la pendiente más alta de tu destartalada montaña rusa. ¡Qué emocionante!

Nos esforzamos tanto por evitar que se abran esos mudos abismos entre nosotros que pisoteamos los puentes con palabras vacías; o lo que es peor, se las exigimos a los demás. Creo que no hay frase que más enfríe un café, o que caliente más una cerveza que: “Bueno… cuéntame algo.” ¡¿Algo!? Lo siento… calladito estoy más guapo.

Los silencios son decisivos. Imprescindibles. Te dicen si tu futuro ha acabado de momento, para siempre, o si por el contrario está a punto de empezar. Los silencios te gritan: ¡Cobarde! Te vitorean: ¡Valiente! Te advierten: ¡Huye! Te suplican: ¡Quédate! Y te susurran: Pero cómo te he echado de menos…

Jamás he pronunciado nada más sincero con los labios, que como lo he hecho con una sola mirada. De eso estoy seguro. Ni siquiera la más insignificante de mis aburridas mentiras… Nunca conoceré más a una persona que a la que me ha regalado un abrazo sin mediar palabra ni venir a cuento. No recuerdo haberme sentido tan a gusto (o tan “cómodo”, si lo preferís), que estando en silencio con ese alguien que lo sabe todo sobre mí sin que yo se lo haya dicho o escrito. ¡Qué sensación!, ¿verdad?

Sí. Porque tampoco he escuchado nada que hablase más de amor y desamor, de sueños, miedos y promesas… que a su respiración en un cuarto sin ruido.

Dejemos de hablar del silencio.

Sssshhh…

silencio

Anuncios

8 pensamientos en “Ha pasado un ángel

  1. Muy bueno Jesús!!!! estoy totalmente de acuerdo con tu pensamiento, y tu silencio ;), tanto que me sentía un bicho raro por creer que era la única persona del mundo con esa opinión. Vivimos en una época de apología del bocachanclismo, donde todo son buenas palabras y frases hechas…..y después viene aquello del “donde dije digo, digo….”. Para eso mejor calladitos. También comparto contigo que no haya nada más hermoso en una relación entre dos personas que compartir precisamente esos silencios y esos gestos , miradas, que se forjan a base de sinceridad y complicidad…ahí sobran palabras!!!!
    “Cuéntame algo”….me traes a la memoria una novia que tuve que siempre tenía esa coletilla….acabé sugiriéndole otro compañero de camino ya que yo no tenía, ni tengo, vocación de monologista y no me veo constantemente ingeniando ocurrencias para entretener al personal que se aburre.
    En definitiva, creo que quien teme al silencio teme en el fondo hablar consigo mismo, y es que hay gente que no se soporta ;).
    Para acabar una frase que alguna vez oí, supongo que es un refrán o dicho popular:

    “La mejor palabra, la que queda por decir”. ;-).

      • Apologetas del bcachanclismo y del bienquedismo, yo estoy rodeao, no sé tú……y eso sin contar con los pelotas….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s