Llueve sobre mojado


Nunca pensé que una aventura como aquella estuviese a punto de irse al traste por un motivo tan estúpido como no encontrar una mísera habitación donde quedarme… Me parecía increíble. ¡Tenía dinero! ¿Cuál era el problema entonces? Pues muy fácil: yo, que siempre he presumido de original… había tenido la misma fantástica idea que otro par de cientos de miles de personas, provenientes de tooodos los países que están de capa caída por el mundo: irme a Irlanda a buscarme la vida… o la muerte. Bravo, Jesús. ¡Bravíssimo! jaja!

Spire

Después de veinte días removiendo Roma con Santiago para encontrar un alojamiento permanente, por pequeño, frío, caro o desolado que fuese… mis fuerzas, mis ganas y mi esperanza estaban empezando a ser arrastradas por los riachuelos de agua helada que discurrían silenciosos por las alcantarillas de aquella ciudad venida a menos. Todo aquél al que me quejaba de mi mala suerte, de aquí y de allí, me decía que aguantase; que algo saldría si tenía paciencia y no me daba por vencido… Pero, por aquel entonces, yo ya había dejado de creer en los milagros. Cuando parecía que tenía un techo definitivo bajo el que dormir, en el último momento giraba la rueda y volvía a estar en la calle.

Pero justo el día más crítico, cuando ya estaba mirando vuelos a la desesperada para volverme con las orejas gachas al regazo de mi madre… mi móvil irlandés, hasta entonces inerte, dio su mejor grito: ¡Por fin tenía habitación! El hermano de un conocido del primo de uno que me había hablado por casualidad en un famoso bar de aquí, del que aún no sé ni pronunciar el nombre, dejaba libre la suya… y se habían acordado de mí. ¡Aleluya! Sí, amigos míos, si algo estoy aprendiendo de esta historia, es que tu vida cambia del día a la noche: hoy no tienes nada, mañana lo tienes todo. Hoy lo tienes todo, mañana ese todo te parece nada… y vuelta a empezar. La historia de mi vida. En fin, prosigamos…

Y desde aquel entonces vivo aquí: en Dublín. Un minúsculo pueblo, venido a más, del que te sales como te despistes en uno de los típicos paseos por sus calles empedradas; donde todas las tardes los efluvios de la fábrica de Guinness hacen que el aire huela a castañas asadas, y de vez en cuando -creo que los domingos por la noche-, a regaliz. Donde la gente habla un inglés bastante extraño; aunque seguro que, para ellos, el que lo habla más raro aún… soy yo. Este es un lugar donde la mayoría de las personas es amable, hasta los yonkis (que creía extinguidos allá por los años 80 y que aquí hay por doquier) te hablan de forma amistosa pidiéndote una “ayudita” o uno de esos cigarros que, por el precio, deben de ser de 24 quilates. Donde, por el contrario, nadie se agacha a por las minúsculas monedas de uno y dos céntimos de euro; ni siquiera la gente sin hogar de la que os hablaba antes. Pero claro, ya sabéis cómo soy yo para esto de las supersticiones… No sé quién demonios me dijo en su día que si ves dinero en el suelo y no lo recoges, por poco valor que tenga, es porque no necesitas más… y el maldito karma no te lo dará. Así que… tengo los riñones hechos polvo y una jarra de cerveza llena de inútiles monedillas rojizas en mi habitación… ¡Hey, que tengo habitación! ;)

Liffey

Cuando la gente te recordaba entre risas que en las tierras de U2 llueve mucho… no te advertía de lo más importante: ¡que lo hace desde todos los puntos cardinales! Sí, sí… ¡hasta desde abajo! Que como te pille en una de esas caminatas de 20 minutos, que es la distancia a lo que está todo en este lugar, te calas… ya lleves paraguas, chubasquero de bolsillo o una bolsa en la cabeza como las “señoras que” de España. Yo, en este par de meses, me he convencido de que es mejor dejar que esas rabiosas tormentas te hagan suyo, y punto. Ya sabéis: si no puedes con tu enemigo… ¡únete a él! Porque, al fin y al cabo, no siempre se tiene la oportunidad de que te lluevan gotas (del cielo o del suelo) con sabor a castañas asadas y, de vez en cuando -creo que los domingos por la noche- a regaliz.

PD: Perdonad mi tardanza en volver a encender la máquina de hacer jarabe. He estado tratando de cazar una nueva especie de Luciérnaga… ¡Y ya está en el “tarro”! ;)

Cazadora Cazada

Anuncios

17 pensamientos en “Llueve sobre mojado

  1. me han pisado el comienzo” se te echaba de menos” asi pues rebobino ” se te echaba de mas” , le preguntaba al duende ignorante. Que es de luciernaga ? y por ese duende he sabido de ti y he esperado a que tu pluma maraville este blog, bienvenido a esta “tu casa” y a describir aparte de la lluvia ese pais en el que seguro que dejaras huella. Un abrazo.

    • Ay, Carlos! Ya sabía yo que tú esperabas esta lluvia como la de mayo! jaja!! Espero no defraudarte con mis próximas crónicas, pero ten por seguro que las escribiré sabiendo que tú serás uno de los que las devore! Gracias por echarme de menos y de más, pues no es nada fácil encontrar el equilibrio! ;)

  2. Cuánto tiempo!!!! te hacía camino de NY y tal vez naufragado en el trayecto ;-). Dublín…..por qué Dublín? y por qué no dirás tú…..qué hay en Dublín a parte de gente que habla en inglés y muchos españoles que quieren imitarles???? Nunca me imaginé que llegase a ser tan complicado alojarse en Dublín. Estuve hace unos 20 años en esa ciudad, y al decir lo del olor a regaliz he tenido un flashback impresionante, lo describes muy bien, olor a regaliz tostao y a lana, allí descubrí que la lana huele…..Yo entonces estuve alojado en el Trinity College, en pleno centro, cerquita de Temple Bar. Recuerdo un pub llamado The Oak, en la avenida que salía del campus, creo que era Dame street, allí pasé muchísimas horas, los camareros eran muy simpáticos, me invitaban a cigarrillos y cuando llegaba las 11 pm, tocaban la campana se pasaban al otro lado de la barra y se añadían al público, a beber y cantar……Buena gente los irlandeses, un poco pesaditos cuando se emborrachan pero al menos no se ponen violentos como los britons. Me sorprendió el catolicismo militante de aquella gente, se lo tomaban muy a pecho, en casi todas las casas había una foto del Papa y los domingos las iglesias se llenaban, eso sí, después lo que se llenaban eran los pubs :-). Me llamó la atención el contraste con el catolicismo “profesional” de España, donde la mayoría de los católicos “oficales” se jactan de serlo y te dan constantemente lecciones de moral cuando ellas son las primeras en llenar las salas de espera de las clínicas abortistas y ellos los que suelen cerrar los burdeles. Al menos en Irlanda descubrí que hay gente que se toma esas cosas en serio…..aunque los motivos como sabes son muy otros.

    Cómo me gustaba cantar en los pubs después de unas cuantas pintas y algún que otro chupito de Jameson…o Paddys… “there´s whiskey in the jar”…..

    Disfruta de tu tiempo en Dublin!!!! y de la entomología ;-)

    • ¡¡Hola Andrés!! Pues ya sabes… el orden de los factores no altera el producto. Por circunstancias de la vida decidí primero escaparme a Dublín por unos meses, pues también lo tenía pendiente. NY está, y estará ahí, si a ningún loco de esos que declaran la guerra en nombre de la paz; o si una invasión alienígena (como tantas veces se ha ejecutado en la gran pantalla) la borra de la faz de la tierra… así que, tarde o temprano me recibirá con los rascacielos abiertos. ¡Tenlo claro! ;)
      Desde hace algún tiempo aprendí que hablar de religión, política o fútbol… no trae más que problemas, así que aquí, y dondequiera que vaya, seguiré evitando estos temas, así que no puedo opinar de lo bien o mal que los irlandeses predican con el ejemplo. Casi que prefiero hablar con los lugareños del buen tiempo que hace en España, de sus cálidas playas, de sus preciosos paisajes, sus variadas tapas y sus bellas mujeres… Siempre es más productivo. jeje!!
      En fin, que de los bares irlandeses, de sus gentes, hasta del fondo del río Leffey se pueden sacar incontables historias… que pretendo ir compartiendo contigo y el resto de luciérnagas! ;)
      Un abrazo, y seguimos en cibercontacto!!

  3. Enhorabuena, Chechu, por tu blog. Me gusta cómo escribes.
    Qué suerte poder estar en Irlanda, tengo unas ganas inmensas de ir, quizá por la parte celta que físicamente me ha tocado (y no veas a mis hijos jajaja).
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s