Cantos de Sirena (CdBdA – Etapa 24)


Hace unos días, animado por el vino, un caminante anónimo nos aseguró que hasta que no se hace una larga parada en el “Refugio de Alicia”, en Trabadelo, no empezaba realmente el Camino de cada uno… Aseguraba que la experiencia en general, y ella en particular, había cambiado muchas vidas y que no haría una excepción con nosotros. Eso sí, en aquella casa no se podía beber ni fumar, los chicos y las chicas debían dormir en distintas habitaciones, y había que cantar antes de cada comida: entre risas de curiosidad decidimos que ése era un precio muy bajo a pagar por dar Sentido a nuestras “descarriadas almas”… ¡Y allí dirigimos ayer nuestros magullados pies!
Alicia regenta un humilde albergue de peregrinos llamado “El Hospital de Alice”. Al llegar allí nos recibió eufóricamente; con sus abrazos sinceros y carnosos, y mil besos de esos que suenan. Nada más entrar por aquella semi-derruida puerta… nos hizo sentir como en casa: olía a pasta recién hecha, hacía calor y una tenue luz iluminaba el pequeño salón.
Nos invitó a sentarnos en la mesa y llamó al resto de huéspedes a cenar. Cuando estuvimos todos acomodados y con un abundante plato de espaguetis con queso delante, Alicia cogió la guitarra y se puso a cantar una canción para bendecir los alimentos que íbamos a tomar… ¡Tenía una voz preciosa y todos nos quedamos boquiabiertos!
Luego, nos pidió que nos fuésemos presentado uno a uno y explicásemos el “motivo” por el que estábamos haciendo el Camino: la mayoría de los componentes de nuestro grupo de peregrinos dijimos que lo teníamos todo, pero que queríamos aprender a valorarlo haciendo esto… Alicia y su “familia de desconocidos” dijeron que no tenían nada, y que querían aprender a compartirlo… :O
No os podéis hacer una idea de lo que sentimos cuando los que vivían bajo aquel techo contaron qué les había llevado a querer quedarse a ayudar a Alice a reconstruir su “Hospital de almas rotas” y a los peregrinos que por allí pasasen; únicamente, a cambio de cariño y un plato de comida… (Esta historia me recordó muchísimo a la película “Bajo el sol de la Toscana… ¡Me encanta que estás cosas no sólo pasen en el cine!)
Eran personas que lo habían perdido todo en la vida (y cuando digo todo es TODO, incluidas las ganas de vivir); pero que ahora sonreían y cantaban con más entusiasmo e ilusión aún, que cuando no les faltaba de nada, muchos años antes de que sus perdidos pasos les llevasen directos a la puerta de un ángel… Sí, un ángel con voz de sirena. ;)))
Debéis prometerme que si algún día hacéis el Camino de Santiago… pasaréis una noche en esta “mansión de la esperanza”. Es la única forma de que sintáis, como lo he sentido yo, qué significa construir un Camino con la única intención de que el resto del mundo pueda llegar a ese sitio que nunca creyó capaz de alcanzar: a uno mismo.
image

Anuncios

2 pensamientos en “Cantos de Sirena (CdBdA – Etapa 24)

  1. Cada dia que pasa y leo tus experiencias, siento la necesidad de ponerme a caminar, y hacer ese inolvidable Camino de Santiago, ánimo q tú mochila al llegar ya no te pesará porque estará llena de bonitos recuerdos y vivencias indescriptibles q convertirán tú mochila en una maravilloso sueño, besss

  2. Escuchándote le ensanchas a uno el corazón y le ABRES EL ALMA,( en ocasiones tan desolada por tantos y tantos problemas que se nos antojan muros oscuros que enturbian nuestras vidas). Gracias por compartir tan bellas experiencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s