El Resplandor (CdBdA – Etapa 11)


* LO BUENO:
Ayer viví una experiencia, junto con los de mi grupo, de lo más surrealista… Si no llega a ser porque tenemos muy claro que estamos aquí para disfrutar y reírnos de las penurias, la noche habría podido terminar pero que muy mal:

A primera hora de la tarde, llegamos al único “albergue” donde quedaban camas libres. No tuvimos elección.

image

Nada más entrar por la puerta, un hombre orondo de ojos profundos nos pidió nuestras credenciales de peregrino y nuestros DNIs para hacer el registro; pero en lugar de rellenar los impresos y ponernos su sello, como se  hace en todos los establecimientos… guardó los valiosos documentos en un cajón y dijo, después de contarnos tres o cuatro chistes sin sentido, que ya nos los devolvería luego… ¡Error!
Después de ducharnos, escribir en nuestros respectivos diarios, lavar y tender la poca ropa que llevamos, remendar las heridas; y tras pedirle en varias ocasiones que, por favor, nos devolviera nuestras cosas (sin éxito…) decidimos quedarnos a cenar allí mismo. (Empezaba a anochecer, y “algo” nos decía que no nos alejásemos mucho, si queríamos recuperarlas…)
Al entrar al gran salón, todo el mundo estaba malhumorado, dando voces y quejándose en varios idiomas a la vez. El hombre que nos había recibido iba de un lado a otro con prisa, pero sin hacer absolutamente nada… Por lo visto, la gente llevaba allí tres horas de reloj, y no habían podido aún tomar el postre; ni, por supuesto, recuperar su documentación. Os recuerdo que los peregrinos nos acostamos a las 22:00h… (salvo “Las Luciérnagas”, que debemos iluminar los sueños de los molidos roncadores…)
Entre todo este caos surgió por la puerta de las cocinas una señora mayor, despeinada pero con cara dulce, que nos recibió diciéndonos que perdonásemos si veíamos cosas raras, pero que ni ella ni su hermano estaban muy cuerdos… pero que eran buena gente. (Eso no fue muy tranquilizador, la verdad… pero el vino nos ayudó a sobrellevarlo! jaja!)
Ya os podéis hacer una idea de lo que sucedió: salimos del restaurante a las 23:30h, desde las 20:00h que entramos; después de haber cenado lo que quisieron traernos y cuando quisieron… ¡Pero al final merecieron la pena, tanto la comida como la extravagante compañía! Muertos de risa por lo extraño de la situación, y después de rogar que nos dieran nuestros documentos, por fin los conseguimos y pudimos irnos a dormir de una sola pieza, pero con un hipo atroz.
A las 5:30h de la madrugada… cinco figuras temerosas abandonábamos aquel lugar parecido al hotel de la película El Resplandor, con mucho sigilo… para no despertar a las fieras dormidas y se empeñasen en que desayunáramos con ellos; pues no nos iríamos hasta las 12h del mediodía! jaja!!
Pese al miedito y el desazón que pasamos allí… cada vez que nos acordábamos esta mañana, caminando hacia Burgos Capital, no podíamos parar de reír, y nos decíamos los unos a los otros: ¡Esto sí que es el verdadero Camino! ;)))

* LO MALO: I don’t speak spanish, sorry.

Foto: Yacimientos de Atapuerca.
image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s