La tentación duerme arriba (Camino de Baldosas de Arenilla – Etapa 10)


* LO BUENO:
– La incómoda situación vivida ayer con la señora sin mochila, ha estado rebotando en mi cabeza durante toda la caminata de hoy hasta el pequeño pueblo de Agés, donde me alojo ahora. (De hecho… creo que me excedí un pelín al descuartizarla y enterrarla bajo un hito del Camino… jaja!)

image

En serio, quien no ha hecho esto, no puede hacerse una idea de lo doloroso y cansado que puede llegar a ser cargar a la espalda un equipaje de este calibre, pese a haber echado lo imprescindible… ¡Pero forma parte de la aventura, y punto! Sí, esta “cruz” se hace aún más pesada cuando ves que otros peregrinos no llevan “la casa a cuestas” y avanzan fácilmente, como un dominguero que pasea por el campo. Es cierto que hacerlo de la forma tradicional (para lo bueno y para lo malo; en la salud y en la enfermedad) no es una obligación. Estoy de acuerdo con que El Camino se hace para disfrutar en mayor parte, ya sea cargado como una mula, con lo puesto o, ¿por qué no?, desnudo. Pero eso no quita que escueza… cuando alguien, con una sonrisa de oreja a oreja y una mochilita de colegiala colgada de los hombros, te adelanta sin esfuerzo; y encima te dice “¡Pues no está siendo dura esta etapa…! ¿Verdad?”, sin sacar  las manos en los bolsillos.

image

Es increíble el negocio que hay montado alrededor de esta, llamémosle “Trampa”: constantemente recibimos publicidad de varias empresas que recogen tu macuto del albergue donde duermes y lo entregan en el que te quedarás en el siguiente destino, por el módico precio de 5 euros. También, en muchas paredes del trayecto hay escritos con spray teléfonos de taxistas que te recogen, incluso en mitad del campo si quieres, y te llevan a la meta. Y por no hablar de la picaresca de aquellos “semi-peregrinos” que, con el pretexto de tener una ampolla o porque el paisaje de ese día va a ser “feo”… hacen las etapas, o parte de ellas, en autobús; asegurándose además, cama en los sitios más demandados de cada parada del viaje.
(Sí, me estoy desahogando, ¡¿y qué?! jaja!!)
Pero, ¿sabéis qué os digo?: Que el placer y el orgullo que se sienten al terminar cada reto diario como debe ser, por muy dolorido y agotado que llegues al destino; sin tener que poner excusas, ni mentir, a los que te animan desde la distancia… ¡son Grandes Victorias que brillan en nuestras sucias solapas, como valiosísimas Medallas al Honor y al Coraje!
– ¡Ya estamos en Burgos! Y para celebrarlo… ¡me he metido entre pecho y espalda un bocadillo de morcilla, que no se lo salta un gitano! jaja!
– ¡1/3 del Camino completado! ¡Olééé! :)))

* LO MALO: ¿Lo cuálo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s