Camino de Baldosas de Arenilla: Prólogo.


¡Ha llegado el momento! Como anuncié en su día, el giro que di a mi vida hace tiempo incluía, entre otras muchas cosas, hacer el Camino de Santiago… Pues bien, en este mismo instante me estoy dirigiendo al punto de partida original: Roncesvalles (Navarra).
image
Es ahora justamente, desde mi asiento del tren, mirando la lluvia escurrir por la ventana, cuando he podido por fin pararme a pensar en lo que estaba haciendo… Y, ¿sabéis qué? Me acabo de dar cuenta de que ¡estoy muerto de miedo!
Sí, sí… Ayer, mientras hacia el macuto de 9 kilos y medio, ignorando las indicaciones de los ciberexpertos, lo veía sencillo. Al fin y al cabo es ponerse a andar y ya está, me repetía una y otra vez a mí mismo. Total… 800 kilómetros tampoco es tanto. ¡Pero si eso lo hace mi coche con un sólo depósito de casolina! jaja!!
Pero ahora; que me duele la espalda sólo de traer la mochila hasta la estación, me molestan las superbotas de montaña profesionales, tengo hambre, frío y sueño, y no veo a ningún otro peregrino de menos de 75 años en el vagón… Me repito, intentando controlar la lagrimilla: ¡¿Por qué no haría yo caso a ese amigo cachondo que me dijo que pasar un mes en Canarias servía también para “encontrarse a uno mismo”?! jaja!!
Cuando más o menos fijé una fecha de salida y comencé a decirle a la gente que lo del Camino iba en serio, recibí muchos comentarios al respecto. La mayoría decían que qué envidia, que alguna vez también lo harían ellos; y como yo: solo. ¡Que debía de ser una experiencia difícil pero increíble! Otros, seguro que siguen sin creer que me haya ido, porque no daban ni un duro por mí; y los últimos… aún están haciendo apuestas a ver en qué etapa, de las 31 que lo componen, me vuelvo. :S
En fin… yo estoy con los primeros, y subo la apuesta de los incrédulos: ¡va a ser único! Me va a doler el alma (y su envoltorio más aún) cada día, pero sé que será muy divertido y emocionante. Voy a ver sitios extraños y encontrar personas especiales, que jamás habría podido conocer si no hubiese dado este primer paso, valiente, pero asustado como el que más; y lo que es mejor: no es que me vaya a encontrar a mí mismo, no… ¡Me voy a Reinventar! :)))
Cada uno de los atardeceres, si el cansancio y las magulladuras me lo permiten, me gustaría ir contando brevemente en el blog lo Mejor y lo Peor de cada etapa de “Mi Camino de Baldosas de Arenilla”, como lo he bautizado. Así que, ya sabéis: sí queréis acompañarme en esta Aventura, aunque sea con la imaginación (que no es poco…) os hago un pequeño hueco en la mochila con los ojos cerrados.
Buen Camino, Amigos… ¡Buen Camino!

Anuncios

4 pensamientos en “Camino de Baldosas de Arenilla: Prólogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s